ANNABELLE 2: LA CREACIÓN

Hace tres años la cinta de terror “Annabelle” dirigida por John R. Leonetti, fue un éxito comercial. La historia de la muñeca diabólica que causaba estragos en la vida de un joven matrimonio y su pequeña hija se amparaba en una correcta narración con dosificados golpes de efecto y no pocos sustos.

Ahora le toca el turno a una segunda parte que es, más bien, una precuela, es decir, un relato que ocurre antes de los hechos que se contaban en la cinta original. “Annabelle 2: La creación”; (Annabelle: Creation), realizada por David F. Sandberg, da cuenta de la génesis de la muñeca y sus nefastas consecuencias. Doce años después de la trágica muerte de su pequeña hija, el fabricante de muñecas Samuel Mullins (Anthony La Paglia) y su paralítica esposa (Miranda Otto) reciben en su casa, una alejada propiedad rural, a una monja y varias chicas huérfanas provenientes de un orfanato que ha sido cerrado. No tienen a dónde ir, así que el cobijo de los Mullins será muy oportuno. Pronto las huéspedes empezarán a sufrir el acoso de un demoníaco espíritu.

Sandberg, al igual que Leonetti en el largometraje previo, es un convencido de que el terror debe trabajarse con esmero y pausa para lograr un óptimo resultado. Los estereotipos y las formulas están ahí, bien servidos y utilizados. Las sombras de la noche, la inquietante penumbra y las siluetas cobran una importancia mayúscula. La casa, donde transcurre la mayor parte del relato, y el granero se convierten en trampas mortales. Y el miedo se desborda en visiones que no son lo que parecen o tal vez algo peor.

Muchas veces las películas de terror que usan formulas bastante transitadas no destacan necesariamente por su reparto. Sin embargo, entre las niñas que protagonizan hay dos que sobresalen nítidamente. Se trata de Talitha Bateman y Lulu Wilson, quienes encarnan a la discapacitada Janice y Linda, respectivamente. Ambas soportan sobre sus hombros varias de las más espeluznantes secuencias. Y lo hacen con un enorme profesionalismo. La franquicia se mantiene en pie. Después de los créditos finales una escena adicional nos revela que el demonio volverá a acechar muy pronto. Esperemos que con la misma habilidad.

Por Enrique Silva Orrego

Comentarios

share post :
Facebook
Twitter
Pinterest
Instagram
Youtube
Snapchat