AVENGERS: INFINITY WAR

Una década después del estreno de “Iron Man” (2008), Marvel Studios celebra por todo lo alto el lanzamiento a nivel mundial de “Avengers: Infinity War”, la película más poblada de superhéroes desde que se inició la popular franquicia.
Destinada a convertirse en un taquillazo absoluto, la cinta es la primera parte de un díptico (y esto no es spoiler, solo una justificada advertencia) que finalizará en 2019. Lo cual significa que la presente aventura queda en suspenso. Una estrategia hollywoodense de alargar las historias con fines netamente comerciales, que ya es costumbre y no llama la atención. No obstante, el público y especialmente los incondicionales de los ‘avengers’ van a disfrutar de principio a fin con un dinámico cóctel de acción y espectaculares efectos especiales que, a pesar de lucir bastante recargado, nunca empalaga.
Debe ser por la presencia de Thanos, un súper villano extremadamente invencible que da la pelea -violenta y agresiva- en todos los frentes a la retahíla de heroicos paladines de Marvel que van apareciendo en pantalla. Porque de eso se trata esta nueva superproducción dirigida por los hermanos Joe Russo y Anthony Russo, responsables también de las exitosas “Capitán América: El Soldado de Invierno” (2014) y “Capitán América: Guerra Civil” (2016). De juntar no solo a todos los ‘avengers’, sino combinarlos a su vez con superhéroes de otras características, como los graciosos ‘guardianes de la galaxia’. La receta funciona aunque varios de ellos tengan escasa participación a lo largo del metraje. Y, como es de suponer, el buen humor se impone en algunos determinados momentos.
Thanos es un poderoso enemigo dispuesto a encontrar las 6 pequeñas piedras mágicas que lo convertirán en la amenaza más abominable para la humanidad y el universo. Lógicamente, los ‘avengers’ y sus aliados tendrán la misión de impedirlo. Enfrentamiento que da lugar al puro espectáculo visual, a secuencias de acción casi sin pausa que se multiplican y harán las delicias de los seguidores de la franquicia.
Lo más divertido, sin duda, es no solo apreciar a un villano contundente, sino la paliza que este le propina a varias de las míticas creaciones de Marvel. Y hay algunas sorpresas. Por lo demás, la realización de los hermanos Russo es correcta, eficaz, más allá de una cierta dispersión y fragmentación de las acciones debida principalmente a la reunión de tantos personajes. Y como ya es habitual, los espectadores deberán esperar hasta el último crédito final para ver una escena adicional importante. Están avisados.

Enrique Silva Orrego

Comentarios

share post :
Facebook
Twitter
Pinterest
Instagram
Youtube
Snapchat