Catarsis – No lo entiendo

Llega un momento en que las madres y los hijos nos volvemos completos extraños, ese momento es la maldita adolescencia. Mi hijo no me entiende y yo lo entiendo menos.

Mi casa es un terreno de guerra brutal, él en su trinchera y yo con mi comando. No nos damos tregua, él no perdona nada y yo tampoco. Las peleas son tontas, otras tienen todos los motivos y justificaciones, a veces pienso que hemos iniciado un nuevo deporte.

 

Él y yo estamos en canales distintos y me frustra tanto no coincidir, todos los días pide comer porquerías y el día que le digo que sí, justo ya no le provoca o si le pido que ayude con alguna tarea en la casa prácticamente me acusa de abusadora pero luego se queja porque no lo tomo en cuenta.
Le pesa el cuerpo, le pesan las ideas, le pesa la vida. Amanece cansado, duerme cansado, vive cansado. Está en la edad del pedo, todo le apesta.
¿Por qué demonios cambió así? Antes era un dulce de chocolate, ahora me sabe más ácido que un caramelo de SodaMix. Definitivamente me pregunto ¿En qué me equivoqué? Esos genes no son míos. ¿Será la genética el problema? ¿Debí escoger mejor? (sin duda esa es la pregunta a la mitad de los problemas de mi vida). Cuántas cosas cambiaría si pudiera retroceder el tiempo.
Nadie puede dudar que amo a mi hijo y que él me quiere, no creo que él sepa lo que es amar todavía. Nuestra vida es así, complicada por ahora, a veces insufrible, otras veces se respira una calma absoluta como si estuvieras en el corazón del tornado.

Me lleno de paciencia y respiro, escribo este post, boto la angustia de no saber si algun día los tiempos serán mejores. Me pinto la sonrisa en la cara y vuelvo al cuadrilátero.Casi cerrando el post encontré esta joyita:

Gracias a Consumer Insights http://ir.pe/2dhx y a su entrada genial:

¿Todas las mamás son Sublimes? ¿Aman incondicionalmente a sus hijos? Tal parece que algunas simplemente los “apagan” o los quieren desaparecer (al menos por un momento ¿no?). Un aplauso para la Mamá Luchetti. La primera marca que desnudó la psicología femenina de los últimos tiempos…

Reflexión: No soy la única entonces

Comentarios

share post :
Facebook
Twitter
Pinterest
Instagram
Youtube
Snapchat