Chimpunes taco 9

Diferencias entre hombres y mujeres hay muchas, jamás pretendería decir que somos iguales porque no lo somos y punto. Los hombres están guiados por la razón, la practicidad de sus pensamientos y la simpleza en sus decisiones. Las mujeres, por el contrario, somos las reinas de la pasión y los mensajes encriptados, vemos más allá de lo evidente. Los hombres con la razón tienen garantizado el poder y dominio pero cuando comparamos esas ventajas con la fuerza arrolladora de la pasión, te das cuenta que tienes solo una porción de la torta, casi estas en nada.
El fútbol es pasión, una pasión inventada por los hombres que nos quita la exclusividad de ese sentimiento, es el único escenario donde el hombre se le permite llorar, gritar, volverse absolutamente ovárico y donde las mujeres somos consideradas casi personas no gratas. Ellos se atrevieron a subestimarnos y las reinas de la pasión no podíamos estar al margen.
Las mujeres somos cada vez más futboleras y en comparación con décadas atrás la cosa ha cambiado radicalmente, vemos los partidos y gozamos con las jugadas, somos tan hinchas y llevamos la camiseta bien puesta pero sobretodo conocemos más el deporte y entendemos su lógica. Algunos machos poco inteligentes, todavía vociferan que con las mujeres no se discute de fútbol, a esos no hay que hacerles caso porque son unos pobres enanos mentales.
Las mujeres que ven fútbol en un mundo de hombres deberían siempre tomar en cuenta que hay que conocer las reglas básicas del juego, no podemos preguntar tonterías, evitar ver a los jugadores como pedazos de carne apetecible y comentar solo con la base que nos da el saber. Alguna vez nos toparemos con machos poco sutiles que intentan izar la bandera del Club de Toby, tranquilas, debemos respirar hondo y con una pizca de compasión entender el miedo que tienen a ser superados por las mujeres, una vez más en la historia.
Escribo con la pasión que me da ser hincha y con el orgullo de saber que el fútbol no me es ajeno, lo vivo, lo siento, lo juego y lo entiendo, me defiendo en la cancha como fuera de ella. Soy una fiel creyente que los clubes peruanos serían mejores si en sus directivas incluyeran presencia femenina entendida en el tema, que les aporte una visión moderna del negocio y la pasión. Quién sabe y de repente metemos un golazo.
El balón está en nuestra cancha…

Comentarios

share post :
Facebook
Twitter
Pinterest
Instagram
Youtube
Snapchat