MAGISTRAL “DUNKERQUE: POR TIERRA, MAR Y AIRE”

Un capital episodio de la Segunda Guerra Mundial es narrado en “Dunkerque” (Dunkirk), la nueva realización de Christopher Nolan. Y hay que agradecerle al cineasta británico que por fin se decidiera a ofrecer un relato más concentrado, de 106 minutos, lejos de los avatares estilísticos de las sobredimensionadas y desiguales “El origen” (2010) e “Interestelar” (2014). La importante batalla, ocurrida precisamente en la localidad de Dunkerque (Francia), se libró entre las fuerzas aliadas (británicas y francesas principalmente) y los alemanes nazis. Crucial evento bélico que significó la defensa y ardua evacuación de las tropas aliadas en Europa entre el 26 de mayo y el 4 de junio de 1940.

Nolan aborda la aventura a partir de tres líneas narrativas –tierra, mar y aire- que primero se alternan y luego se entrecruzan hábilmente. El inicio es notable. Un pequeño grupo de jóvenes soldados ingleses caminan por unas desoladas calles muy cerca de unas barricadas. Pronto son atacados por el enemigo y abatidos casi todos. Solo uno consigue llegar agitadamente hasta la
playa, donde empieza la acción. La tensión es total.

El punto de vista es siempre el de las tropas británicas, el enemigo nazi nunca aparece. Su presencia es prácticamente invisible, aunque sus estruendosos ataques inundan la pantalla. El realizador ilustra con buen pulso los cambios en los tres frentes. Jugando con los tiempos, repitiendo ciertas situaciones, tratando de mantener el ritmo en el más elevado nivel. No hay
tiempo para un desarrollo más amplio de los personajes, todos forman parte del sólido engranaje narrativo. Se impone la pulsión de las acciones por encima del espesor psicológico y los héroes finalmente son anónimos.

Hay que deatacar el impecable trabajo de sonido, la fotografía de Hoyte Van Hoytema y la música de Hans Zimmer, simplemente notable. Igualmente la presencia de conocidos actores como Kenneth Branagh, Mark Rylance, Tom Hardy y Cillian Murphy. “Dunkerque” figura desde ya entre lo mejor que ha hecho Nolan, junto a las muy logradas “Amnesia” (2000), “Insomnia” (2002) y “Batman: El caballero de la noche” (2008). Asimismo, es una película que merece mucha atención por parte de los espectadores. No la recomendamos, de ninguna manera, a aquellos que llegan 15 o 20 minutos tarde a las funciones. Tampoco a quienes suelen tuitear compulsivamente con sus celulares. Están advertidos.

Por Enrique Silva Orrego

Comentarios

share post :
Facebook
Twitter
Pinterest
Instagram
Youtube
Snapchat