IT : EL PAYASO DEL PÁNICO

Toda novela extensa siempre ha sido difícil de adaptar al cine. El caso de It (Eso), uno de los bestsellers de horror del prestigioso Stephen King, no es la excepción. En 1990, Tommy Lee Wallace hizo una versión televisiva de más de 3 horas que condensaba el libro suprimiendo pasajes importantes. El mayor recuerdo de esa adaptación es la espeluznante caracterización del británico Tim Curry en el rol de Pennywise, el payaso del averno. 27 años después, curiosamente el mismo lapso de cada reaparición de Pennywise en la novela, el cineasta de origen argentino Andrés (Andy) Muschietti nos presenta una versión más fiel de la historia. Ha recuperado relevantes escenas del texto que, probablemente más por cuestiones de censura que de metraje, fueron eliminadas del telefilme. La suya es una aventura de terror, ambientada durante las vacaciones escolares de 1989, que recupera igualmente la mística adulta de la obra de King, no precisamente orientada al público infantil.

Muschietti y los tres guionistas que firman la adaptación nos cuentan aquí la primera parte de la novela, es decir, el encuentro y posterior enfrentamiento de siete adolescentes, miembros del autodenominado club de los perdedores, con el diabólico Pennywise. El reencuentro de estos mismos personajes -ya adultos- con el clown será materia de un próximo largometraje. El inicio es prometedor, marcado por una agresiva aparición de Pennywise (muy bien caracterizado por el joven sueco Bill Skarsgard). Luego el realizador consigue una acertada descripción de la pequeña localidad de Derry -en Maine- donde se desarrolla la acción, así como de los chiquillos que la protagonizan, incluyendo a tres compañeros de escuela que disfrutan de manera perversa haciendo bullying.

Resulta particularmente interesante que Derry sea una suerte de pueblo maldito donde reina lo anormal y se respira un aire insano. Espacio en el que Pennywise ha estado secuestrando y devorando niños y adolescentes desde mucho tiempo atrás, jugando malévolamente con sus miedos. Porque de eso trata It, de un espíritu maligno -metáfora del mal en la sociedad- que se apodera de sus víctimas y las aniquila a partir de sus temores más profundos, adoptando todas las formas posibles para cumplir con su cometido.

Derry se muestra también como un lugar donde los pocos adultos que resaltan son presencias negativas. El policía que ha convertido a su hijo en un abusivo, la madre sobreprotectora, el sujeto que se insinúa como abusador de su propia hija. La amenaza solo puede ser combatida por los más inocentes, aquellos que comparten al siniestro payaso en sus pesadillas, únicamente a partir de la superación del pánico que les produce su presencia. Lo que Muschietti no logra es mantener el equilibrio entre el retrato adolescente y la imposición del horror, por más impresionantes que luzcan los efectos visuales y de maquillaje. Las apariciones de Pennywise se van volviendo demasiado mecánicas, al punto de perder el efecto sorpresa. Y para cuando los supuestos perdedores; resuelven enfrentar a su enemigo común en una casa abandonada, la fórmula del asesino Freddy Krueger (el de los sueños infernales en Elm Street) acaba por imponerse.

En conjunto este primer capítulo de It es interesante, pero no termina de cuajar, a pesar de sus trabajados sobresaltos (la escena del cuadro deforme, la secuencia de la biblioteca, la aparición del leproso). Hay que tener paciencia y esperar el siguiente episodio.

Enrique Silva Orrego

Comentarios

share post :
Facebook
Twitter
Pinterest
Instagram
Youtube
Snapchat