Madre soltera: Todo o algo de esto te sucederá

Post escrito para Mamá Culpable


Un día me enteré que iba a ser mamá soltera y por un momento entré en pánico ¿Quiero tenerlo? ¿Estoy dispuesta a sacrificar mis 19 años por ese bebé que no busqué? Y ahora ¿quién me va a ayudar? Luego de resolver (JA! eso es lo que creí) aquellas preguntas, todo parecía en calma, se abrió el cielo, se dibujó el arco iris y los pajarillos cantaron. Así parecía pero todo fue una ilusión, no tenía una puta idea de la montaña rusa a la que estaba subiendo.


Si estás en esa situación ahora seguro te sientes fuerte e invencible pero lo más probable es que la vida te de
una patada en el culo  una lección así como me la dio a mí. Nada es tan fácil como tu inmadurez cree y terminarás aprendiendo a la mala, es #latrue, esas lecciones de vida que sin duda te van a hacer más fuerte que las rocas. Te cuento algunas cosas que sucederán en esta aventura de “single mom” para que estes advertida y para liberar un poco:

El dedo acusador

Nos van a tener pena, nos van a juzgar, levantarán el dedo y nos señalarán. Es nuestra culpa por no cuidarnos, por ser irresponsables, por no elegir bien. “Seguro es una chica libertina de esas que se acuestan con todos y que viven la vida con la pata en el acelerador”. Ellos no saben que nos enamoramos o que nos cuidamos, pero que a veces hay fallas; quizás que nos engañaron o que simplemente lo decidimos así. Cada mujer es una historia y no hay derecho alguno para juzgar pero igual va a suceder; así que aceita el cuero para que todo te resbale, luego agarras cancha. La práctica hace al maestro y los comentarios van directo al tacho.

Las nanas voluntarias no existen

Comunicas tu embarazo e inmediatamente llueven los ofrecimientos: Cuando nazca me lo dejas que te lo(a) cuido para que te vayas a divertir JAJAJAJA #AmigaDateCuenta:  eso no sucede ni sucederá jamás. Porque lo más probable es que esas amigas sepan menos de bebés que tú, y más que seguro que esas locas -con las que hiciste cosas no tan santas- sean las últimas personas a las que le encargarías a tu retoño. Apechuga y dile chau a la rumba que no hay vuelta atrás, un chau momentáneo luego el tiempo nos vuelve a dar la chance. Paciencia.

Te vuelves Dr Jekyll y Mr Hyde

No te queda más que partirte en dos. Tienes que poner disciplina y dar amor, ambas cosas en un equilibrio perfecto que es más difícil que sacarse la lotería. Te gana muchas veces la idea de no querer ser siempre la bruja pero tampoco puedes ser un cupcake relleno de nutella. #ElMalditoEquilibrio  ¿Y qué pasa cuando ese papá aparece cada muerte de obispo con cosas materiales que llenan los períodos largos de vacío? ¡Qué bueno que es papi! (De los dientes para afuera), porque la chamba sigue siendo solamente tuya. La única que pone límites y que dice que NO cuando se debe eres tú, pero tranquila seca esas lágrimas vas por el camino correcto y el tiempo te lo va a compensar.

Sexy… ¿Vamos?

Te van a rondar como abejas al panal y escucharás que guapa te ha puesto la maternidad, se te ve más hermosa pero ¡cuidado!, que algunos creen que ser mamá y soltera es sinónimo de ser accesible, con menos rollos encima y más dispuesta al sexo sin compromiso (si es lo que buscas en buena hora pero si no hay que tener las antenas bien atentas). Antes de entregarle el corazón al primer muchacho que aparece en tu nueva condición de mami, piénsatelo bien y amarra las emociones. De hecho existen hombres dispuestos a comprometerse con la responsabilidad de un hijo ajeno y la vida en pareja, los hay, pero hay que tener suerte para encontrarlos.

Trabajo vs Maternidad: Dame la clave

Encontrar un trabajo que sea amigable con tu rol de madre soltera es tan difícil como bañarse con la mano derecha enyesada. Y más si eres workaholic y quieres destacar. La competencia es durísima y vas a lidiar con gente soltera y sin mayores responsabilidades; o con hombres enfocados 100% en su trabajo mientras nosotras, las madres solteras, tenemos que subdividir el cerebro y nuestro tiempo en muchas cosas a la vez:  Entrega el informe, se proactiva, organiza el día de tu hijo, monitoréalo, entra a la reunión con tu jefe, alcanza los objetivos, abandona la oficina temprano, trata de llegar a casa antes que se duerma, lee el cuento y descansa. Eso así mismito, todos los días #KILLMENOW

Hoy no te puedes enfermar, mañana tampoco

Así de simple, tienes que ser de hierro, más fuerte que #wonderwoman porque si tú colapsas no hay reemplazo. Literalmente: somos irremplazables. Preocúpate, además de todo lo arriba expuesto, de tu salud, come sano, procura en algún momento de tu agitada vida hacer algo de deporte. Piensa que si esa máquina perfecta que eres deja de funcionar, nada irá bien. Pero si la enfermedad llega y no puedes hacer nada para evitarlo, procura tener un plan B o C o D bien estructurado, un par de personas de confianza que te puedan dar la mano y #yasta

Busca tu comunidad

Como cuando eres adolescente y no eres ni niño ni adulto, algo así. Somos madres pero estamos solteras: las amigas solteras tendrán agenda libre siempre y las comprometidas no tanto. ¿Y dónde quedamos nosotras? Puede ayudar que busques otras amigas que compartan la misma situación como grupo de apoyo y catarsis. Quién mejor que las que viven lo mismo que nosotras para entendernos, aunque las amigas de verdad siempre están sin importar el cómo.

WIN – WIN

Después de tanto batallar va a llegar el día de cosechar los frutos: Cuando lo veas subir a la tarima para recibir ese diploma por haber terminado la escuela, o esa felicitación porque destacó en algo, sabrás que es tu victoria. Sabrás que eres tú también la que recibe los aplausos. Es tu obra, tu chamba, tu sudor, tus lágrimas y tu amor. Tuyo y de nadie más. Saca pecho, revienta ese 36C y camina por la calle con la frente bien en alto, eres una campeona.

Divulga la palabra

La sabiduría ganada en la vida y esos aprendizajes de nada sirven si es que no los compartes. Irás por el mundo aconsejando a las madres de adolescentes para que hablen mucho con sus hijos, para que no se embaracen antes de tiempo, para que sepan escoger, para que hagan todo lo que quieran antes de la loca idea de ser padres. Pero sobre todo, aconsejarás a tu hijo(a) a que se la piense bien, con el lema: “Mejor comprar condones”  o el: “pastillas antes que pañales”.  Le darás la lección de paporreta para que entienda o mejor aún como hago yo, le  haces que cuide al hermano menor y luego le dices: ¿Difícil no? ¿Cansa no? Bueno, piensa bien antes de hacer las cosas. Santo remedio (espero).
Y la del cierre:  Ser madre soltera no significa estar sola. Échate la depre a la espalda, estírate la sonrisa en la cara y ponle actitud. Y si necesitas comunidad, escríbenos que en algo nos hacemos cariñito ¿No?
#SomosLegión
Carla Medina / @peruchapromedio

Comentarios

share post :
Facebook
Twitter
Pinterest
Instagram
Youtube
Snapchat