Poco talento pero muchas ganas

Si de bebés hacemos cola para recibir los talentos entonces yo nunca hice la cola del talento para el deporte. No soy buena para eso, lo confieso y aquí me tienes escribiendo al respecto sin ninguna vergüenza.

En época colegial todas las clases de educación física eran un castigo. La única con la que hice match fue el volley, no era una destacada, diría que del promedio para abajo pero entrenaba con inusual dedicación en el cole y club. Lo practiqué desde los 8 hasta los 15 años, justo la edad en que mamá murió. Con el tiempo me he dado cuenta que en el fondo lo hacía un poco por mí y mucho porque a ella le gustaba y yo sentía que cuando me veía entrenar se sentía orgullosa. Entonces cuando partió, lo dejé.

Yo en el deporte

Desde los 16 hasta los 38 años me negué al deporte, fumaba como loca y rajaba un poquito de los amigos deportistas ¡están locos! ¿Qué les pasa? Y así hasta el infinito. Era la típica persona llena de culpas que se inscribía en un gimnasio por 6 meses (porque sale más barato)¿? para abandonarlo a los 20 días y nunca más volver hasta la próxima culpa ¿Te pasa lo mismo?

Luego de 2 hijos, atrapada por el sobrepeso y el insomnio, toqué fondo. Le dí vuelta a muchas ideas a la cama hasta que decidí usar el tiempo muerto en pasear al perro a las 5am. Lo hice así por días, semanas hasta que se hizo rutina y luego necesidad, ya en un momento el perro se quedó en casa y yo seguía saliendo, dormía mejor y mi metabolismo se iba activando.

Primero caminé y en algún momento troté para luego empezar a correr. No fue inmediato, fue un proceso que tomó meses y en que probé distancias, rutas, horarios y Apps. Ya cuando corrí mi primera vuelta al Pentagonito sin parar – a paso de tortuga – fue cuando dije esto es lo mío. (Algo de eso lo conté en Nos sobran huevos).

Ya han pasado más de 3 años y medio, no soy una elite (término que usan para denominar a las tops) y no pretendo serlo. No compito por posiciones, inclusive no compito conmigo misma, corro porque me hace feliz. A mis 42 años de vida encontré una actividad que me gusta, que me mantiene con salud, que me ha regalado amigos cheverazos, que me hace sentir bien y verme bien. Ya pasé por los 5, los 10 y los 21 kilómetros aquí y fuera del Perú pero ¿y ahora que viene?

Miami 2016 – 21Kms ¡Check!

#La42amis42

Desde enero estoy metida de cabeza en una aventura enorme, extraordinaria, de esas cosas que pensabas inalcanzables. He decidido correr el Maratón de Lima este próximo mayo y para eso ando entrenando. ¿Cuántos kilómetros? Me preguntarás, pues nada menos que 42 y me cago MUERO de miedo y no te exagero ni un poquito. Es como ir desde el Derby hasta el Silencio ¡pasu!

El maratón es el climax del corredor de pista y para llegar ahí no solo basta correr, hay que hacer muchas cosas mas con tu cuerpo y tu estilo de vida. ¿Cuál es mi objetivo? Con toda honestidad, solo llegar entera y por mis propios medios. Tengo muchas ilusiones puestas en ese momento, tantas que la piel se me pone de gallina.

De tarea para #La42amis42 tengo que: Vigilar mi alimentación (pendiente y mi talón de Aquiles), entrenar como chancona, fortalecer el cuerpo y la mente, hacerle descarga a mis musculitos con masajes (y eso no es un placer porque duele ¡ouch!) todo eso además de seguir con mi vida normal de mamá  que trabaja dentro y fuera de casa. Complicado si, imposible no.

Si me dicen: Yo no he nacido para hacer deporte / No soy buena en esto / Asu, imposible. 

Siempre contesto: “Si yo lo hago, cualquiera lo hace”. Solo basta querer hacerlo pero eso, a veces, es lo más difícil. La constancia es el ingrediente básico para ver esos resultados que te van a motivar a seguir intentándolo.

Todavía no destapes las chelas Perú

No hay que celebrar antes de tiempo. Por ahora seguimos luchando cada día para salir de la cama cuando la alarma suena a las 04:40 am. No escuchar al cerebro que a esa hora tiene una capacidad ilimitada para inventar excusas, ponerse las zapatillas y empezar. Sigo en la lucha para comer lo que debo, entrenar lo que el plan manda y dormir las horas necesarias. No puedo garantizar nada hasta el “Día D” en mayo, lo que si garantizo son las ganas que ya sea Junio para descansar. Por ahora  #SigoSoñando con #La42amis42

PD: Gracias a mi club Peru Runners y a mi coach Sandro Monzante – M2  por la preparación y paciencia hasta el momento.

Comentarios

share post :
Facebook
Twitter
Pinterest
Instagram
Youtube
Snapchat