THOR RAGNAROK

A estas alturas, ya no es ninguna novedad que la mayoría de películas sobre superhéroes, sean de Marvel o DC, son rutinarias e intercambiables. Funcionan casi todas de la misma manera. Pero hay excepciones, como “Guardianes de la galaxia” (2014) o “Deadpool” (2016), curiosamente las más divertidas, por citar dos ejemplos recientes. Algo así ocurre con “Thor Ragnarok”, graciosa cinta de los paladines de Marvel, pero igualmente la más ligera, a pesar de sus múltiples escenas de acción y los muy elaborados efectos especiales.

La nueva cinta, realizada por el neozelandés Taika Waititi, es una ágil aventura en la que el poderoso Thor (Chris Hemsworth) deberá salvar a los habitantes de la mítica Asgard de la aniquilación total. El pase al retiro definitivo del patriarca Odín (Anthony Hopkins) propiciará la súbita ascensión al control del reino por parte de su primogénita, la maléfica Hela (Cate Blanchett). Situación que complicará las correrías del Dios del Trueno.

Para cumplir su misión, Thor necesitará la ayuda de su hermano adoptivo Loki (Tom Hiddleston), bueno o malo según las circunstancias y de acuerdo a su propia conveniencia. Por el camino se les unirán el increíble Hulk y su alter ego Bruce Banner (Mark Ruffalo), la guerrera Valkiria (Tessa Thompson) y hasta un luchador parlanchín llamado Korg. Mientras tanto, Heimdall (Idris Elba) será el encargado de proteger a la población de Asgard de la ira de Hela.

La estructura narrativa asume la fórmula impuesta por la original “Guardianes de la galaxia”, introduciendo varios elementos de humor para bajar la tensión dramática y combinar acción con comedia. Por momentos todo tan calculado que la espontaneidad se pierde y la gracia también. No todas las bromas dan en el blanco, pero felizmente hay suficientes que sí lo hacen como para que el ritmo narrativo no decaiga.

 

Por otro lado, la dinámica de la acción es bastante pareja. Desde el enfrentamiento inicial de Thor con el monstruoso Surtur hasta la lucha frontal contra las huestes de Hela, pasando por el divertido encuentro de Thor y Hulk en el abarrotado coliseo de la muerte en un lejano planeta, controlado por un amanerado gran maestro (Jeff Goldblum).

La receta incluye la correcta participación del neozelandés Karl Urban en el rol de Skurge, un temeroso aliado de Thor que se pasa a las filas de Hela. Asimismo, contiene una breve aparición del Doctor Strange (Benedict Cumberbatch), curiosas colaboraciones de Sam Neill y Matt Damon, y dos escenas adicionales, una al inicio de los créditos finales y la otra al término. El éxito está asegurado.

Enrique Silva Orrego

Comentarios

share post :
Facebook
Twitter
Pinterest
Instagram
Youtube
Snapchat