UNA MUJER FANTÁSTICA

Destacado estreno en nuestra escasamente variada cartelera el de la cinta chilena “Una mujer fantástica”. Se proyectó inicialmente en el pasado Festival de Lima y le valió un merecido premio de actuación a su protagonista, la cantante y actriz transgénero Daniela Vega. Ella interpreta a Daniel, un transexual que se hace llamar Marina, trabaja como mesera y tiene aspiraciones de cantante lírica. Sostiene una relación con un hombre mucho mayor (Francisco Reyes) que parece ir viento en popa, hasta que la súbita muerte de este complica su futuro inmediato.

El realizador chileno Sebastián Lelio ilustra un curioso relato dramático en similar línea al de su previo y superior largometraje “Gloria” (2013), aunque sin la misma capacidad de sugerencia o sutileza de aquél. Lo que no implica que la historia que le toca vivir a la ‘mujer fantástica’ carezca de méritos. De la madura Gloria que buscaba afirmar sus ganas de vivir libremente y tropezaba con una relación imposible, el cineasta pasa a la joven Marina, empecinada también en afirmar su libertad y, especialmente, ser aceptada tal como es. Sus correrías son agitadas y todo parece conspirar contra ella. La familia del difunto la desprecia, la policía no la deja tranquila, incluso es humillada en una de las escenas más gruesas y menos convincentes. Sin embargo, su fuerte temperamento se impone a todos los obstáculos. Posee el carácter suficiente para no dejarse vencer.

La narración es fluida y por ratos la música que la acompaña parece sugerir un cierta ambigüedad, como ocurre en la inspirada secuencia del sauna en el tramo final del relato. Algunos momentos se subrayan innecesariamente (la escena del viento, los reflejos en el espejo o la luna del auto), pero otros son pertinentes, como las apariciones del finado amante que conducen a un liberador y decisivo encuentro en el crematorio.

“Una mujer fantástica” que obtuvo, asimismo, el premio al mejor guión en el Festival Internacional de Berlín de este año, es desigual, pero se sigue con interés. Gracias a su trabajo, Sebastián Lelio ha logrado trascender las fronteras latinoamericanas y acaba de estrenar en el Festival de Toronto 2017 su primera película hablada en inglés. Se trata de “Disobedience”, drama estelarizado por Rachel Weisz y Rachel McAdams, que esperamos tenga pronta distribución en nuestro país.

 
  Enrique Silva Orrego

Comentarios

share post :
Facebook
Twitter
Pinterest
Instagram
Youtube
Snapchat